Para empezar un negocio necesitas una buena idea, pero para tener una idea necesitas entender cómo puedes generar buenas ideas. Es cuestión de práctica, aquí te quiero dejar algunos consejos que leyendo aprendí y me sirvieron para lograrlo.

Primero, debes saber que no estás solo, así como tú hay millones de personas queriendo empezar un negocio sobre todo al inicio del año. Lamentablemente la mayoría nunca hace nada y se deja ahogar por el miedo o por no sentirse en capacidad de lograrlo con éxito. Tenerle miedo a lo desconocido o al fracaso es normal, pero arriesgando es como se gana, así que deja a un lado el miedo y piensa en el fracaso como si fuera tu entrenamiento hacia el éxito.

LA IDEA

A menos que seas Bill Gates o Steve Jobs, no te hagas bolas buscando crear algo único o genial así de buenas a primeras, eso toma tiempo y la mejor manera de llegar a ese punto es practicando. Empieza respondiéndote preguntas como: ¿Puedo hacer esto o aquello de una manera nueva o diferente? ¿Cómo puedo mejorar esto? ¿Hay alguna necesidad que no está siendo cubierta?

take noteLas mejores ideas empiezan con una hoja de papel. Este ejercicio te puede ayudar a identificar alguna necesidad que te impulse a una idea de negocio. Consigue una hoja, un lápiz y escribe una lista enumerada de las 5 cosas que más te gusta hacer y en las que eres realmente bueno/a. Por el otro lado de la hoja haz lo mismo pero con 5 cosas que no te gustan hacer o con las que no eres bueno/a. Cuando termines pregúntate lo siguiente: ¿Qué productos o servicios necesitaría para facilitarme la vida en estas actividades enlistadas? Lleva esto a diferentes contextos para tratar de encontrar la manera de alinear las ideas a las cosas que realmente te gusta hacer o a las que no te gustan con la finalidad de crear estos productos o servicios que te ayuden en estas actividades. EL objetivo de este ejercicio es poder identificar problemas en tu entorno para brindarles una solución mediante la ejecución de una idea de negocio. Existen miles de historias exitosas que comenzaron de esta sencilla manera, identificando situaciones del día a día personal y cubriendo una demanda insatisfecha.

Otra forma de encontrar ideas es escuchando a otros, familia, amigos, colegas, etc. escucha sus comentarios, sus situaciones y sobretodo sus frustraciones. Las oportunidades están ahí, solo tienes que saber identificarlas. Es importante tener las antenas listas ya que las ideas podrían venir al leer un libro, al ver alguna situación cotidiana, al escuchar una historia o al leer las noticias, pero tienes que estar muy atento.

LA INSPIRACIÓN

La inspiración para las ideas está en todos lados. Ayuda mucho leer noticias sobre negocios, estar al día en noticia sobre tecnología y actualidad mundial, esto te servirá para aprender de lo que los más grandes están haciendo.

Piensa en las ideas existentes, cómo otros emprendedores tuvieron éxito, qué tipo de ideas son las que mejor están funcionando últimamente, elige alguna y luego dale forma personalizada y más ajustada al contexto de tu mercado. Por ejemplo ¿conoces algún negocio que haya adaptado la “experiencia Starbucks” a su contexto sin ser necesariamente un café?.

Tener ideas es un proceso creativo por eso debes mantener la creatividad fluyendo siempre. Hace un tiempo encontré un video buenísimo que muestra 29 formas de mantenerse creativo, aquí se los dejo.

LA ACCIÓN

Este es un tema que abordaré con más detalle en otra publicación, pero aquí quiero mencionarlo porque es la parte más importante después de la idea. Es difícil comenzar, porque muchos esperamos tener la fórmula mágica para el éxito, o buscamos tener todos los frentes cubiertos para dar el primer paso y lamentablemente nunca lo damos. Puede ser abrumador, por eso es recomendable dar una paso a la vez.

Empieza la acción validando tu idea de negocio, cuéntale a otros acerca de tu idea, evalúa en tu entorno si comprarían tu producto o usarían tu servicio el feedback siempre ayudará a enriquecer tu idea, a mejorarla o a hacerte notar que tal vez no es una buena idea. Pide consejo, pregúntale a personas con experiencia, busca un mentor y trabaja en tu idea. Cuando empiezas a ver que toma mejor forma le pierdes el miedo al riesgo.

Toma en cuenta que te vas a encontrar con gente que te desanimará en esta aventura de emprender algo propio y nuevo, ignóralos. Muchos de ellos con las mejores intenciones del mundo y otros lo harán por envidiosos, pero no permitas que te convenzan y detengan tu aventura sin que si quiera inicie.

Lo más importante después de todo es la perseverancia y trabajo duro, ambos te llevarán muy lejos en lo que emprendas. Encontrar la idea de negocio y saber qué hacer es solo en inicio, todavía queda mucho pan por rebanar.